"El Refugio"







Pozo Calero respondió con una bocanada de grisú cuando le hicieron daño en las entrañas. Se cerraron las minas y el abandono combó lentamente los techados. Barruelo comenzó a morirse. No jugaban al bote y al chorro morro, pero él había encontrado un rincón privilegiado para disfrutar del mundo a su antojo. Podía ver ejecutivos de ojos tristes, adúlteros de mirada esquiva, parejas acariciarse con manos de alfarero y seres diminutos agitando sus miserias. Pasaba los días como un omnipotente voyeur, hasta que se apagaban las luces de la librería y el escaparate reflejaba nuevamente la realidad que necesitaba cambiar.

Seleccionado en el VIII Certamen internacional de relatos cortos en torno a san Isidro - 2019 Convocado por el Ayuntamiento de Saldaña.

"Mar de Arena"






Escuchar audio

Un baobab solitario extendió sus ramas sobre el horizonte encendido. Nela no pudo verlo. Cerró sus ojos enormes y se sentó en el suelo. Abrazó sus piernas y levantó la barbilla para sentir todo el olor de la sabana. Sharik se acercó hasta ella y dejó resbalar su espalda por la pared de adobe. Se sentó a su lado. «Hola, Nela». «Hola, Sharik. ¿Te irás mañana?» «Sí, al amanecer». «Tengo miedo, Sharik. Hay un infierno sanguinario más allá de Agadez, un mar de arena más cruel que el mismo Mediterráneo. Devora caravanas y cuerpos con una frialdad insaciable». El silencio se tragó sus palabras, un silencio cómplice, intenso y prolongado que les obligó a buscarse, abrazarse, acariciarse con frenesí. La noche, poco a poco, apagó el incendio del horizonte y el de sus propios cuerpos. Nela decidió entonces abrir sus ojos blancos, aunque nada cambió cuando lo hizo. Estaba acostumbrada a la oscuridad. «Sharik, ¿hay muchas estrellas?» «Dicen que más de cien mil millones, Nela, pero eso es porque no tienen en cuenta las que cubren nuestro cielo. Cuando regrese de España la nube blanca de tus ojos será solamente un recuerdo. Podremos contarlas juntos».

El frío y la oscuridad se hicieron dueños de la manyatta. Una vaca restregaba su enorme cabezota contra las cañas de la choza y ellos dejaron que se incendiaran otra vez sus cuerpos de barro.
Finalista en el VII concurso internacional "Casa África"

"Tres pulseras"




Escuchar Audio


Nací en un pueblo de la Mancha que no viene a cuento, pero mi tierra, la tierra que llevo en las entrañas, es la tierra que me dio de comer, la tierra donde pasé los primeros catorce años de mi vida. La tierra del roble, del haya y el avellano, la tierra donde abunda el quejido y las escobas, la manzanilla, la genciana, los boletos y las senderuelas. Es la tierra donde el oso pardo puso una linde a nuestras aventuras infantiles cuando queríamos coger avellanas, o cuando queríamos bañarnos en las pozas más allá de la Pedrosa. Es la tierra donde se esconden el zorro y las ardillas, una tierra con las entrañas muy negras donde el silencio se ha tragado todas las leyendas, donde hace muchos años que desaparecieron los mouros que habitaban en su vientre. Después fueron los hombres los que recorrieron sus galerías enterrando en ellas todos sus sueños. Mi padre lo hacía todas las mañanas, aunque hubiera dado lo mismo hacerlo por la noche. Enredaba mi pelo con sus dedos, daba un beso a mi madre y se alejaba sin decir ni mu. «¿Has visto algún mouro, papá?», le preguntaba a su regreso. «No, guaje, no los he visto». Me miraba luego con aquella sonrisa rutilante de su cara tiznada, colgaba el canario en la pajarera y se zambullía debajo de la manguera, en el pilón del patio. «Ya no quedan, guaje», apostillaba con el agua resbalando por su torso desnudo, el más corpulento que había visto jamás. Solo mi tío Justino, su hermano, podía presumir de semejante corpulencia. Hacían una pareja invencible en los concursos de entibación. Mi padre manejaba el hacho como nadie y Justino podía colocar, él solo, la trabanca de los cuadros sin necesidad de ayuda. Siempre ganaban las competiciones que se celebraban todos los años en el Paseo de los Árboles. Venía gente de Villablino, Guardo, Velilla y de sitios mucho más retirados, pero llegaban ya, sin saberlo, con la derrota escrita en su frente. Justino y mi padre también hacían pareja en la mina, donde los dos eran capaces de sacar veinte tajos en una sola jornada, el doble que cualquier otra pareja. Sin embargo, en el bar de Revilla, no tenían tanta suerte con las cartas. Siempre juntos, siempre inseparables. Sin embargo, aquella pareja se deshizo el día que mi padre le gritó muy fuerte para decirle que no volviera por mi casa mientras él no estuviera. Mi madre se quedó mucho rato en un rincón de la cocina con la cabeza gacha, tejiendo penas y recuerdos con su calceta. Tío Justino desapareció para siempre. Acarició el lunar de mi barbilla, idéntico al suyo, alborotó mi pelo como lo hacía siempre mi padre y se despidió con un lacónico «adiós, guaje». Supe entonces que aquella despedida era definitiva, que se interrumpiría mi colección de cuentos del Capitán Trueno, que me había quedado definitivamente sin las dos pesetas que me daba de vez en cuando para que me largara de casa un par de horas a gastarlas. Desapareció del pueblo, de nuestras vidas, para siempre. Hubo mucha tensión, mucho silencio en mi casa después de aquello. Mi padre no volvió a competir en los concursos, esquivaba en lo posible sus escapadas al bar de Revilla y cuando no estaba trabajando en la mina se refugiaba en el pequeño huerto que compartíamos con los vecinos detrás de la casa.
Cierto día, estaba con mis amigos en el bar, mirando como pánfilos la carta de ajuste, esperando que comenzase la emisión diaria de dibujos animados. Guardábamos el más religioso de los silencios para no ser expulsados y perdernos las aventuras del Gato Félix, cuando el padre del Bola, sin que se le cayera la pava que colgaba de sus labios, me pidió que fuera a casa a buscar a mi padre. «Dile a tu padre que venga para echar la partida, que aquí tiene un nuevo compañero». Me levanté de un salto para no perderme los dibujos. Crucé la plazoleta y subí hasta las Escuelas Nacionales en no más de tres minutos. «Ha dicho mi padre que no está», pude decir jadeando a mi regreso. Tardé mucho tiempo en comprender aquella explosión de carcajadas que soltaron todos los que habían podido escucharme. Revilla nos hizo responsables del alboroto y nos echó con cajas destempladas. «¡Venga, guajes, a jugar al bote, fuera de aquí!» Nos fuimos. Tampoco era cuestión de hacerle caso al pie de la letra. El bote era uno de nuestros juegos favoritos, pero también nos gustaba jugar al chorro morro, las tangas, las canicas o correr detrás de los aros. Aquel día acabamos cogiendo renacuajos en el río, donde Perrote se cortó con un vidrio. Sangraba como un gorrino y aprovechamos para pintar con su sangre nuestras espadas de madera. Estuvo mucho tiempo sin poder andar y sin poder acompañarnos a saltar las huertas, otra de nuestra diversiones favoritas. Por supuesto que no era por el sabor de las manzanas sino por el sabor del riesgo y de lo prohibido.

Una tarde, la Navidad andaba cerca, nos detuvimos delante de la ferretería. Entre los cachivaches propios del negocio, habían colocado ya los juguetes, preludio de nuestros mejores días del año y comenzamos con nuestro reparto virtual. «Yo me pido las pistolas», «pues yo el camión», «pues yo el casco con la lamparilla», «pues vaya tontería», «pues anda, que lo tuyo…». Una sensación de omnipotencia llenaba nuestras pupilas y conforme las luces de la calle se iban haciendo más tenues, la luna de aquel almacén particular comenzaba a reflejar nuestras caras y nos devolvía la dura realidad del carbón. Todo hubiera sido un lance, una anécdota más de nuestras andanzas, si no hubiera sido por la coincidencia más extraña que me ha ocurrido jamás. Al pie del escaparate algo brillante llamó mi atención: una pulsera de oro que me hizo dar un respingo y llenó de envidia e interjecciones los ojos de mis amigos. «¡Qué suerte, guaje!» «¿Y qué vas a hacer?» «Pues no sé…». «¿Se la darás a tu madre?» «Supongo». Tuvieron que pasar 50 años para revivir aquel suceso con un estremecimiento lento que sacudió mis venas.
Paseaba yo con mi nieta de cuatro años por la plaza del Ayuntamiento cuando me enseñó una pulsera de cuero que se acababa de encontrar. No fue suficiente para refrescar mi memoria y quiso el azar que mirara la muñeca de mi esposa para comprobar con estupor que le faltaba una de las tres pulseras de oro que siempre llevaba. Sencillamente la había perdido. Guardé silencio. ¿Acaso el tiempo había sufrido un síncope? ¿Acaso los mouros habían regresado al pueblo para jugar con mis recuerdos? ¿Acaso el Destino pretendía corregir, enmendar algún remordimiento? Seguimos caminando, en silencio, con la sensación de que, en aquella tierra de mis entrañas todo podía suceder. Bajamos las escaleras, cruzamos la plazoleta y, en la misma ferretería, con un escaparate donde solo había artículos propios del negocio, me pareció ver el reflejo de mi tío Justino, con un lunar en su barbilla.

Primer premio en el IV Certamen Internacional de Relato Corto sobre la minería y el carbón Con el tema "Momentos felices en torno al carbón". (Barruelo de Santullán). (10.07.2019).