lunes, 16 de abril de 2018

"Bola de sebo"





Dos horas de carcajadas y empujones se habían convertido en una humillación sin fin. «¡Venga, gordo, que los tienes delante!» Escuché un golpe seco y un líquido viscoso me salpicó la cara. Al principio no supe si eran botijos, cabezas o piñatas, pero con los ojos vendados, ¿quién podría culparme?



Ganador semanal el 13.04.2018 en Castellón Radio. Frase obligada "una humillación sin fin..."

jueves, 5 de abril de 2018

"Don Luis"












 https://photos.app.goo.gl/1nBB6deeuUKxzLZF2


Mi novia era suave al tacto y bien formada. De risa suelta y creo, además, que era bastante alta. Nos conocimos y tratamos siempre sentados, en el reservado de una venta, donde el ardor de mi juventud, al amparo de la oscuridad, pretendió varias veces doblegar su resistencia. Sin embargo, el magma de mis labios no pudo con la frialdad de sus dientes ni con la estrechez de sus piernas apretadas. Forcejeamos; larga e intensamente, pero resultaba un duelo desigual porque su frialdad era tan intensa que se me antojaba… de otro mundo. Estuve a punto de dejar allí la vitalidad de mis veinte años convertida en hielo y privar a la historia de mis hazañas y conquistas posteriores. Cansado de aquella penumbra, de su risa floja y de que mi lengua tropezara siempre con la barrera gélida de sus dientes, acerqué una palmatoria a su rostro para poder verle la cara. Recorrió entonces mi cuerpo la sensación de un hierro candente sumergido en un barreño de agua fría. Me levanté de un salto. Yo pensaba poner una muesca más en el puño de mi espada y creo que fue ella la que casi, casi, la puso en su guadaña.





Finalista en "La Redonda te Cuenta". Relato escenificado por La compañía Hilo en el teatro La Redonda. Lema: "Los duelos".

jueves, 22 de marzo de 2018

"Mi vecina Breda"



La realidad se le hizo intermitente cuando abrió los ojos y los volvió a cerrar. Estaba terriblemente cansado y Morfeo vino a poner un poco de color en su vida y convertirle en un pintor de renombre. El cielo, rojo sangre, había puesto un toque impresionista en el exagerado realismo de la ventana. El espejo de la cómoda, roto en mil pedazos, se empeñaba en reproducirlo al más puro estilo cubista, y Breda acababa de rendir su entusiasmo debajo de sus sábanas buscando lanzas imposibles en un bodegón de naturaleza muerta. Breda era una ninfa que, diríase salida de un cuadro de Rubens, y se había pasado para ofrecerle su exuberancia barroca, pero Manolo estaba muy cansado y tenía todo su romanticismo hecho grumos en el puntillismo del gotelé. Se despertó sobresaltado. Eran la nueve de la mañana y había quedado con la vecina del quinto para pintarle la casa.


Primer premio el 20.03.2018 en el certamen "Escritores de Rivas", sujeto al lema "Soñando".

domingo, 28 de enero de 2018

"La Custodia"













La furgoneta de su padre no estaba mal, pero el R8 de su madre con 230 caballos relinchando nada más abrir la puerta, era otra cosa. Resultaba gracioso ver cómo se disputaban su cariño, especialmente ahora, cuando estaba a punto de cumplir los doce y su opinión podría tener importancia. No se podía comparar la Play S4 de su madre con el futbolín trasnochado de su padre, pero con la mala racha del pobre, tendría que darle otra oportunidad. A ver con los Reyes. Y lo del Mediador Familiar, sin problemas. Sabía de sobra que estaba loco por sus trenzas.


Finalista en Wonderland el 27.01.2018

"Dietas y tentaciones"













Al igual que Ulises, se ató al palo mayor en un momento de cordura. ¡Dios, cómo le dolía el alma cuando empezaron los susurros y las olas agitaron el cascarón de su cuerpo, cuando aquel perfume le atravesó de parte a parte y convirtió su vello en un bosque de falos enloquecidos! Maldijo aquel primer momento de cordura y el momento en que abandonó la consulta con los ojos de la dietista clavados en su espalda. Súbitamente, detuvo su enorme cuerpo tan hambriento, tan sin voluntad, dobló cuidadosamente la cordura en una silla del pasillo y entró en la consulta.

Finalista en Wonderland el 27.01.2018 

miércoles, 17 de enero de 2018

"Gusanos"


https://photos.app.goo.gl/MQdC4Zm6oKWijRde2



"Gusanos", finalista el 15.01.2018 en el certamen de Escritores de Rivas "Escríbeme una foto"
El relato debía estar inspirado en la foto con un máximo de 150 palabras.


domingo, 31 de diciembre de 2017

"Relatos y retablos"



─Después de 97 relatos, 14 días de 25 horas invertidos, y 60 GB consumidas, fue cuando me di cuenta que era invisible.
─No desesperes, Chirinos.
–Tú eres cristiano viejo, Chanfalla, y donde no te llega la vista te alcanza la fe. Yo, sin embargo, empiezo a dudarlo. Por cierto, ¿qué será de ellos?
–¡Quién sabe! Esperarán mejores vientos.

–¡Ojalá que no, Chanfalla!, que el viento es el principal culpable del olvido. ¡menos mal que este oficio tiene otros consuelos

Ganador semanal en Radio Castellón el 29.12.2017. La oración obligada era la subrayada.

jueves, 14 de diciembre de 2017

"Shaira y Nela"


Un cielo rojo de sangre y fuego tiñe la sabana. Shaira, apoyada en la pared de barro de su minúscula choza, espera que la negritud de la noche oscurezca un poco más su piel cuarteada. Cuando las moscas se hagan insoportables, cerrará sus ojos secos, grandes y blancos; se acurrucará un poco más sobre sus piernas, y desplegará las hojas de aquella revista que el viento trajo un día hasta su puerta. Magia de papel con fotografías de un pueblo muy lejano, rojo también de abundancia y risas. Shaira levanta sus ojos cansados para mirar a las cebras recortando el cielo ensangrentado y sueña con todas sus fuerzas, antes de que lleguen las moscas, antes de que llegue la negritud de la noche para cubrir la manyatta.

Muy lejos de allí, sentada en el alféizar de su ventana, Nela mira cómo limpian su calle, la calle del Cid. Una luz mortecina envuelve los edificios de Buñol y apenas se ven ya los restos de la “Tomatina”. Nela apura su copa mientras hojea una revista. Ha sido un día intenso y está cansada. Las yemas de sus dedos se detienen sobre un atardecer en la sabana de Tanzania y unas cebras recortando el horizonte. Acaricia la fotografía. Cierra los ojos. Sueña. Respira muy fuerte y se deja llevar por un paisaje donde todo es de verdad. Un paisaje rojo de sangre y fuego.


Segundo premio en III concurso Fundación Ilumináfrica (Modalidad África).


miércoles, 13 de diciembre de 2017

"Don Juan hasta la muerte"








Puedo escribir la historia más triste que imaginarte puedas. Puedo decirte, por ejemplo, que solo queda silencio en este lado de la tapia. Que, al otro lado, me consta que hay gente que se abraza y yo no puedo ofrecerte más que unas manos descarnadas. Puedo decirte que los cipreses susurran cuando canta la chicharra, que tengo un grito sordo que atenaza mi garganta, que bajo esta piedra de granito sigue latiendo un alma que se empeña en recitarte a Neruda en esta noche estrellada. Puedo…podría decirte que te quiero, que te quiero como si estuviera vivo, que necesito tenerte y abrazarte en una noche tan larga. Que te espero. Te espero, porque quiero que devuelvas a tu marido el puñal que se olvidó en mi espalda.


Primer premio en Rivas (Asociación de Escritores de Rivas), en el certamen "Una noche contigo" (Diciembre de 2017).


sábado, 9 de diciembre de 2017

"Nuevos tiempos



     Suena su móvil con un mensaje rotundo y demoledor: «Estoy sin trabajo, cariño, me han despedido».

     Ella, sin apartar la mirada del “smartphone”, esconde su corazón partido detrás de un sorbo de café, e intenta recordar el día, no muy lejano, que llegó a su puerta con su bicicleta negra, uniforme impecable de Correos, gorra de plato y una cartera de cuero repleta de sueños. Contesta con otro wasap: «Ya lo esperábamos, ¿no?»

     Intercambian luego algunos emoticonos y consuelos maldiciendo las nuevas tecnologías y, finalmente, levantan la cabeza, se miran, se abrazan, y salen del bar con un resignado silencio.



Finalista en Wonderland el 09.12.2017

lunes, 20 de noviembre de 2017

"Francotiradores"











Si viera Marta mis flamantes zapatillas de amortiguación progresiva, mi camiseta archisuperultramoderna de color pistacho y mi pantalón abierto por los laterales, no podría resistirse. La tendría definitivamente en el bote.

Con mis pezones y la entrepierna perfectamente rebozados con vaselina para evitar roces inoportunos, mis gafas de sol, mi cinta en la frente… estaba totalmente preparado para encontrarme con ella, pero tuvo que venir el gracioso de turno a fastidiar la fiesta. Sonó un disparo y todos empezaron a correr en estampida, como locos. No pude localizar de dónde había salido la detonación y preferí tumbarme en el suelo y esperar, escuchar quizás el segundo, el tercero, quién sabe si el cuarto… no me pareció prudente hacerme el héroe en un momento como aquel, sin estar Marta delante, y con la San Silvestre a punto de comenzar.


1 de los 22 relatos seleccionados en el V Concurso de Microrrelatos "San Silvestre Salmantina"


martes, 7 de noviembre de 2017

"Fantasmas en Comala"


─No le pidas nada, Juan, pero no vuelvas sin cobrarte lo que nos debe.

Y Juan, desde la puerta, esperó a que su madre soltara el último aliento. Se acercó a la cama, cruzó sobre el pecho sus manos de sarmiento y le cerró los ojos que habían empezado a fermentar. Se acomodó después el hatillo con un pequeño brinco y salió hacia Comala con la sombra siguiéndole a distancia.

El día de Difuntos, México entero huele a cempasúchil y jaboneras, pan de muertos, veladoras, mezcal y risas, pero en Comala… en Comala es así todos los días del año.

Un charro le salió al encuentro.

─No debiste venir, Juan. Tu padre ha muerto, todos han muerto hace mucho tiempo.

─Pues he visto gente horita mismo paseando por el pueblo…

─Son fantasmas, Juan. Esto es un páramo yermo donde no hay Pedros, ni Luises ni Juanes. Comala es un recuerdo.

El charro se dio media vuelta, espoleó al caballo y dejó de existir.

«Cóbrate lo que nos debe, Juan», le había dicho su madre poco antes de soltar el último aliento, poco antes de acomodarse el hatillo a la espalda y dejar que un enjambre de moscas frotara sus patas junto al lecho mientras él se alejaba con el aire pegado a la espalda.


Juan subió por el camino que hay pasada la Media Luna, se despojó de su sombra junto al ciprés que hay en el pórtico del panteón y se adentró en el Mictlán dispuesto a cobrarse.


Uno de los 20 seleccionados por Zenda/Iberdrola y que optaron al premio final. Un humilde homenaje a Pedro Páramo.

domingo, 29 de octubre de 2017

"Caos"


Amanecer plomizo su mujer tenía la cena preparada se puso el pijama al hospital como un autómata un ramo de las flores porque le gustaban  todos los caminos al final llevan al cementerio con zapatillas de andar por casa cabizbajo como alma sin espectro todavía masticando soledad se cruzaba con muchedumbre que caminaba buscando algún sentido el autobús sin detenerse el accidente volvió sobre sus pasos llamó al ascensor y pagó el billete a las dos cincuenta buena hora para recogerse cerrar los ojos quitarse el pijama y ordenar un poco el caos en que se había convertido su vida.


"Caos", modificación y adaptación de uno anterior, que ha resultado finalista en Wonderland con fecha 28.10.2017.