viernes, 4 de agosto de 2017

"Sangre Corsaria"













El Fantasma desplegó su bandera negra y todo el horizonte se vistió del color de la muerte. Aquel bergantín surgió inesperadamente de las profundidades del mar y estaba ya pegado a la popa del galeón español. El almirante desplegó su catalejo, y el capitán corsario, la codicia de su único ojo. La Isabela estaba perdida. Viró rápidamente a estribor, pero sus cuarenta cañones no tuvieron tiempo de levantar las portas de sus troneras. Las culebrinas de aquel demonio escupieron muerte y desarbolaron el palo de mesana y el trinquete. Los garfios no tardaron en clavarse con saña en la borda de su presa. El viento mezclaba gritos, sangre y pólvora en las lonas desgarradas. Los tiburones aguardaban su pasto y daban cuenta ya de algunos muñecos que flotaban a la deriva, cuando su madre se arrodilló delante de la bañera, enarbolando el champú y la esponja.


Uno de los 20 seleccionados  en julio del 2017, que optaron al premio final, de los 1.100 relatos presentados a "ZENDA" ("Relatos de Verano" con el Mar de fondo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario