domingo, 18 de septiembre de 2016

"Mantis conquense"



Dicen que había nacido en la mismísima Ciudad Encantada de Cuenca y que su piel despedía hechizos y sortilegios irresistibles. Dicen que era extraordinariamente atractiva, con una serenidad mística y engañosa en su rostro, y que todos perdían la cabeza por ella. Dicen que lo había conseguido a fuerza de trabajo, oración y silencio, porque era extremadamente religiosa. Solía postrarse cuatro veces al día, ora hacia la Meca, ora hacia su ciudad natal, para rezar las acostumbradas letanías y jaculatorias, y cuando sentía una rigidez, sospechosa e inevitable, acercarse por su espalda, miraba de soslayo y lanzaba una enigmática sonrisa.


Finalista en Wonderland el 17.09.2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario