domingo, 22 de noviembre de 2015

"Bodegón"

Un revólver, un cenicero atiborrado de colillas, una botella vacía, y un manojo amarillento de cartas desparramando promesas sobre el mantel de ganchillo. Sus ojos acarician los recuerdos, cada vez más difusos, extendidos sobre la mesa camilla. Algunos rayos de sol perforan la persiana. Por costumbre, solo por costumbre, la palma de su mano tapa la boca de la que iba a ser su última copa. Se toma su tiempo antes de hacer girar el brandy y dar el último sorbo. Después cierra los párpados. Un grito penetra en su cabeza y pincela para siempre aquel cuadro de naturaleza muerta.


Finalista en Wonderland, semana del 21.11.2015



Para Wonderland
Requisitos: 100 palabras justas.


6 comentarios:

  1. Es precioso como relatas la vida y estado anímico del personaje a partir de la descripción de la estancia. Un texto muy sabio e impregnado de ausencias, no me extraña la elección. Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luz. Qué alegría verte por aquí. Tengo que felicitarte yo a tí por tus últimos éxitos. ¡Menuda avalancha! Siento no haberte conocido antes, porque disfruto con tus letras.
      Bsss.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Luis, qué visual, qué bonito. Has conseguido un retrato que salta directamente de las letras a la imaginación, que se "ve". Precioso. Enhorabuena por ser finalista, lo merecías. Por cierto...esa persiana va siendo tu seña de identidad ¿eh? ¡Me encanta!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola, Izaskun. No sabes cómo me alegra verte. Es que me da un subidón. No sé, tengo una persiana delante, y ahora que lo dices... un velo, unos párpados, un palio, una negación, una apertura, un final, un mensaje en morse...
    Bbbersosss, ¡Carcelera!

    ResponderEliminar