jueves, 11 de septiembre de 2014

"Trompetas gongorinas"














Como un bigote a lo antiguo debajo de la nariz, así tenía las cejas encima de los ojos. Unas napias gongorinas se columpiaban en ellas como elefantes cabizbajos y las doce tribus de Israel barritaban al mínimo estornudo.

Cansado de chuflas y desprecios se refugió en una celda monacal para destilar versos con su alquitara superlativa. Sin embargo la palabra comenzó a faltarle. Escarbó desesperadamente en su memoria pero no pudo encontrar más que el recuerdo de su propia muerte.



Para: ReC
Requisitos: < 100 palabras. Comenzar con la frase subrayada.

4 comentarios:

  1. Vaya, Luis. También participas en el REC. Ingeniosa forma de integrar la maldita frase en el relato. Un relato muy gongorino, por cierto, narices aparte. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juanjo. Evidentemente no es un relato hecho para "competir".
    Suerte y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Original acorde con la frase , la verdad es que este tipo de relatos donde hay que incluir una determinada frase son difíciles de crear , bueno por lo menos para mí.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  4. Sí que me costó, sí, pero reconozco que no es un relato para "competir". Intenté recordar un poco la historia de Góngora con las palabras de Quevedo en "Erase un hombre a una nariz pegado..." El estilo y las metáforas son también un poco "culteranistas", es decir rebuscado y casi ininteligible. Te aseguro que no hay ni una palabra sin intención. Son "mis" desahogos
    Gracias por pararte. Un abrazo

    ResponderEliminar