miércoles, 13 de agosto de 2014

"Primera pluma"










Faltaban dos lunas para que Kato recibiera su primera pluma, la que reconocía su madurez y hombría, la que le daba derecho a participar en cacerías y escaramuzas contra el hombre blanco. Pero Kato no estaba contento. Prefería acompañar a las mujeres en el campamento. Preparar el  grano, curtir las pieles o teñir las plumas que lucirían los guerreros en sus warbonnets…
Con el crepúsculo, los hombres volvieron al poblado. Kanda llevaba un puma en la grupa, y una sonrisa rutilante en su rostro. Kato salió a recibirle y recoger su caballo. La silueta recortada sobre el cielo, el torso cobrizo y pletórico le estremecieron una vez más. Le vio desmontar con agilidad felina y alejarse hasta el río con indiferencia. Pero Kato calló, como siempre, porque era un guerrero Cheyenne y ciertos sentimientos no tenían cabida entre su gente.
El día de la ceremonia, Kanda estaba radiante con aquel emplumado majestuoso, con aquella verbena de color en su cabeza. Danzaron, cantaron y bebieron pulque hasta perder el equilibrio, pero cuando Kato le vio yacer con Urika, la luna le inyectó cólera en los ojos y su tomahawk comenzó a lanzar dentelladas de locura.

Entonces escuchó pasos en la escalera. La puerta de su cuarto se abrió de repente y su padre contempló atónito a su hijo vestido de Pocahontas y los playmobil descabezados por el suelo. Una manada de bisontes en estampida se oyó en la pradera.



Para: MicroSeñales de humo
Requisitos: < 250 palabras y versar sobre los indios americanos.

2 comentarios:

  1. Me quedo un ratito cotilleando por tu blog, que me parece interesante.
    Un saludo
    JM
    juanmanuelsanchezmoreno.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Manuel. Tiene todavía muchas carencias. Quiero incluir poemas, grabaciones, cosas de mis amigos... Acabo de empezar y necesitaba tener algo urgentemente porque llevo demasiado tiempo callado.
      Te felicito por tu decisión de publicar la novela. A ver si tengo un ratito y puedo leerla. Te admiro y envidio y te deseo toda la suerte del mundo.

      Eliminar