domingo, 27 de julio de 2014

"Gato por liebre"














Nunca estuvo convencido de la felicidad que le prometieron el día de la adopción. Llevaba ya varias semanas en su nueva casa  y no terminaba de comprender aquellas miradas que decían de ternura ni aquellas sonrisas bobaliconas con la cabeza inclinada. Todas las mañanas le sacudían una mancha inapreciable en su solapa, una mota inexistente, una hilacha inapreciable en su chaqueta, y luego  le giraban de un lado a otro la cabeza sujetando su barbilla mientras le atusaban el pelo con la otra mano humedecida en saliva.
-Así está mejor, -decían.

Pero lo que más odiaba era aquel beso final en la frente, la mirada empalagosa, la palmadita en el trasero y el suspiro profundo cuando se alejaba hacia el colegio. Y lo peor… lo peor, el empeño recalcitrante en disimular con pantalones humanos aquellos cuartos traseros que le habían ocultado el día de la adopción.


Para Mislata, la Radio en Colectivo.
Requisitos: Máximo 150 palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario