sábado, 21 de junio de 2014

"Calambures y rimas"


Cuando Quevedo entregó a la reina un clavel y una rosa para poder decirle “su majestad es-coja”, supo el rey que tenía que promulgar con urgencia una pragmática sanción. Tal fue, que quien se permitiera semejantes sarcasmos, ironías o licencias, sufriría prendimiento, y hasta que su lengua perdiera el doble filo se le ofrecerían únicamente dos escudillas de alimento con un mensaje: “entre el cactus y la ortiga, lo que su vuecencia me diga”.


Para: VI Concurso de microrrelatos sobre abogados.
Requisitos: Máximo 150 palabras y utilizar las palabras “cactus, rey, pragmática, promulgar, ironía”

No hay comentarios:

Publicar un comentario